En situaciones complicadas no puede haber fallos de suministro eléctrico

Grupos electrógenos en hospitales

Los grupos electrógenos en hospitales son algo indispensable. Como dice el refranero, más vale prevenir que lamentarse. El coste que puede tener un apagón de unos pocos minutos en un hospital es difícil de cuantificar, tanto en términos económicos como humanos. Es probable que las consecuencias conlleven un sinfín de problemas difíciles de solucionar. Lo más importante es garantizar en todo momento la seguridad y el bienestar de los pacientes. Los hospitales y centros de emergencias requieren de grupos electrógenos infalibles; necesitan un suministro de emergencia que garantice la electricidad ante cualquier fallo de la red.

¿Qué depende de la red eléctrica en un hospital?

  • El funcionamiento de los equipos de cirugía y los quirófanos

  • La monitorización de los pacientes

  • Los sistemas de medicación electrónica de los pacientes

  • Radiología y demás salas de pruebas

  • La luz y los sistemas eléctricos de todas las habitaciones y salas del hospital

Dado el caso de que se produzca un corte en la red de distribución eléctrica, los grupos electrógenos deben ofrecer todas las garantías de que arrancarán en el mínimo de tiempo posible para que la actividad en quirófanos, bancos de pruebas, laboratorios o plantas de hospitalización, no se vea afectada.

El bienestar de los pacientes siempre está por encima de todo

Grupos electrógenos en hospitales

El bienestar de los pacientes es lo más importante en cualquier centro sanitario, por eso deben tenerse en cuenta distintos aspectos cuando llegué la hora de elegir grupo electrógeno.  Dada la sensibilidad de los espacios hospitalarios, Agresa realiza con cada proyecto un riguroso estudio de las necesidades de insonorización de los grupos electrógenos, así como de las salas en las que se instalan los equipos, para garantizar que las emisiones acústicas se reducen a la mínima expresión.

Por otro lado, los hospitales gozan de un protocolo para garantizar que los generadores se mantengan en un estado óptimo y apropiado para su uso en cualquier momento. El objetivo principal es asegurar la electricidad cuando el suministro general es interrumpido por algún fallo. Se trata de un mantenimiento preventivo mensual llevado a cabo por técnicos del mismo hospital y uno mucho más completo, realizado por empresas especializadas una o dos veces al año. Si tiene dudas o necesita un poco de asesoramiento, solo tiene que ponerse en contacto con nosotros. ¡En un hospital, no se pueden correr riesgos innecesarios!

¿Podemos ayudarte?